Blog Preuniversitario y Prueba de Transición | PDV

Todo lo que necesitas saber

  • Mayo 12, 2021

Inversiones en la Educación Superior en un mundo post pandemia

  • Compartir:

Inversiones en la Educación Superior en un mundo post pandemia

Durante el último año hemos sido testigos de cómo las comunidades educativas, tanto colegios como planteles de Educación Superior se han visto afectadas a partir de la crisis sanitaria producto del Coronavirus. Donde han debido cambiar radicalmente la manera en que se desarrolla el proceso de enseñanza y se han visto obligados a invertir en nuevas tecnologías y plataformas para ajustarse a esta nueva realidad. 

Según la Encuesta Longitudinal de Empleo en Tiempo Real, realizada por el Centro UC, en su capítulo especial sobre clases online, computadores y acceso a internet durante la pandemia, reveló que un 69,6% de alumnos de Educación Superior accedió a clases virtuales a través de un computador propio y el 19,6% lo hizo con un computador compartido en el hogar. Según los últimos datos de la OCDE, la penetración de internet es de 87,5% pero la definición de conexiones de banda ancha para esa organización incluye todas aquellas con velocidades iniciales iguales o superiores a 256 kbps.  

Se proyecta que un estudiante puede estar conectado a clases unas ocho horas al día, incluso hasta más. De esas 8 horas, la mitad son usadas en plataformas como zoom. Esta plataforma, según varios test de velocidad, consume 2,5 gigabytes por hora. Producto de la pandemia estos estudiantes están consumiendo 9.383.996 megabytes de banda ancha.  Esto no solo impacta en los planes telefónicos y de internet, si no en la forma en que las universidades reaccionan. Entonces, ¿qué respuestas están entregando las instituciones de Educación Superior ante esta alta, y no esperada, demanda de clases online?

Cecilia Saint Pierre, directora del Proyecto de Educación Online de la Universidad de Chile, aclara: “En estos tiempos de educación remota, es indispensable que las Instituciones de Educación Superior aseguren el acceso a equipos y conexión de todos sus alumnos”.

Advierte que las Universidades no solo deberían asegurar programas de software o conectividad, sino que también fortalecer plataformas que soportan la educación mediada por la tecnología. “Implementar sistemas de gestión del aprendizaje que permitan complementar las clases mediante videoconferencias con material que esté siempre disponible para que los estudiantes puedan avanzar  a su ritmo. Estas plataformas permiten saber si los estudiantes vieron o no el material, cómo avanzaron por los contenidos, permitiendo así, un mejor seguimiento por parte de los profesores”, señala la experta. 

Saint Pierre explica que esta tecnología la tienen varias universidades, sin embargo, no estaba en la práctica habitual de los profesores. “Lo más relevante en este tiempo ha sido el acompañamiento a los docentes para hacer mejor uso de estas herramientas, es importante que ellos puedan mantener una comunicación e interacción fluida con los estudiantes por medios digitales, que tengan distintas formas y enfoques de evaluación y retroalimentación, entre otros”, indica. 

 

Inversión a la nueva realidad. 

Ya se iniciaron nuevamente las clases presenciales, pero sigue siendo con aforo reducido y se priorizan aquellas materias en que la asistencia a la universidad es más relevante, como cursos prácticos, laboratorios, cursos de artes, entre otros. Además de la inversión en tecnologías para mejorar la educación remota actual, se ha puesto énfasis en tecnologías que sean útiles más allá de la pandemia. Esto requiere de una importante inversión en equipamiento de salas. “Responde a una estrategia de incorporación de tecnología a la educación de forma permanente. Hay que estar preparados para incluir en las aulas a los alumnos que no puedan asistir por diversas razones. Ejemplo de estas pueden ser la capacidad limitada de los laboratorios o salas especializadas, o la ubicación geográfica de los estudiantes. Pero además está la posibilidad de dejar un buen registro audiovisual de las clases para que sea utilizado como material de estudio”, sostiene Saint Pierre. 

La experta además asegura que todas y todos los estudiantes deben acceder a los contenidos y experiencia universitaria de igual forma. “Todos deben contar con un equipo apropiado e internet suficiente para acceder a los contenidos y clases”. En el caso de la Universidad de Chile, la experta aclara que los alumnos que no cuenten con los medios, la Institución les entrega chips de celular, computadores o tablets para que puedan acceder a su educación en igualdad de condiciones. 


  • Compartir:

Comentarios cerrados.